22 jun. 2013

La fuerza que mueve el mundo

Este año es un año de idas y venidas. Algunos han venido, otros se han ido para siempre y otros, como yo, nos vamos lejos pero siempre volvemos. Es, ahora, cuando empezamos a ver los cambios en la gente y en nuestras vidas. Algunos recurren a crear sus propios negocios, otros prefieren seguir estudiando y otros se van lo más lejos posible con la esperanza de encontrar la felicidad, ya que, después de todo, la finalidad de todos nuestros caminos es encontrar la felicidad.
Mi abuelo creía que la ilusión es lo último en la vida que se debe perder, que debes pasar tu vida buscando y encontrando aquello que te hace feliz y que te llena, siempre y cuando no tengas que perjudicar a nadie por el camino. A sus hijas y nietos nos enseñó a amar cada pequeño detalle de la vida, desde una buena horchata en un día de verano, hasta la mejor de las comidas familiares, con una de sus ricas paellas. Es por él, que hoy soy capaz de mirar a cada evento de mi vida como una aventura por muy pequeña e insignificante que parezca y que soy capaz de olvidar todo aquello que me envenena o me entristece, siendo cada día mas fuerte y mas feliz con lo que tengo. Yo os invito a hacer lo mismo, a ver la vida como una aventura. Os invito a reír, a disfrutar, a mirar, a vivir y a amar. Os invito a ser felices!!

En unas horas, parto para mi nueva aventura que, como todas las anteriores, seguro que me marcará para el resto de mi vida. Si vosotros también os vais lejos o si os quedáis, acordaos de disfrutar de cada momento y de darlo todo cada día.

Ya es hora de embarcar!! ¡Nos vemos en Estambul!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada